Paisaje Nocturno

Paisaje Nocturno

El mismo día que en total oscu­ri­dad toma­ba­mos las fotos de:

Yahuar­co­cha Noc­turna

Tam­bién tomé la foto­gra­fía que les pre­sento a conm­ti­nua­ción, el título de pai­saje noc­turno me parece apro­piado, se nota en la parte superior algu­nas estre­llas, y aún­que apa­ren­te­mente existe más luz de la que había … Leer…

Ecuador desde el aire: Arcángel San Miguel

Ecuador desde el aire: Arcángel - Acuario 27 - Ecuavisa

Ecua­visa en sus espa­cios de noti­cias está trans­mi­tiendo, Ecua­dor desde el aire, donde visi­tan dis­tin­tos luga­res de nues­tro país, con la ayuda de un drone o mul­ti­cóp­tero sobre­vue­lan luga­res turís­ti­cos, que vis­tos desde arriba son espec­ta­cu­la­res.

Promo Ecua­dor Desde El Aire por ecua­visa

En este caso, … Leer…

Atardecer en Yahuarcocha

Para la siguiente foto­gra­fía, del pro­yecto 365, con la com­pa­ñía de un amigo, nos fui­mos a la parte alta de la mon­taña detrás de la laguna de Yahuar­co­cha, el resul­tado fue éste.

Las luces de la ciu­dad a lo lejos, había un poco de neblina, en pri­mer plano la laguna de Yahuar­co­cha,  se nota las luces que se encien­den y el reflejo en el agua.

Claro que espe­rar que lle­gue la noche, requiere pacien­cia, más si hay unos zan­cu­dos que quie­ren picarte todo el cuerpo, un poco com­pli­cada la situ­ción, pero al final creo que valió la pena.

Es la foto 362 del Pro­yecto 365.

Yahuarcocha

La foto­gra­fía 361 del Pro­yecto 365, YAhuar­co­cha por la noche, la luz blanca en la parte superior es la luz que ilu­mina el Arcán­gel San Miguel, en el mira­dor de la ciu­dad.

Los refle­jos de las luces que ilu­mi­nan la pista sobre la laguna, y un poco de nie­bla es el com­ple­mento de esta foto­gra­fía.

Foto­gra­fía Noc­turna, una de las esce­nas que me gusta foto­gra­fiar.

Volando a Yahuarcocha

Si uno presta aten­ción, todas las tar­des pasan gru­pos de aves hacia la laguna de Yahuar­co­cha, pasan la noche ahí y luego van en el sen­tido con­tra­rio, según he visto hacia otras lagu­nas de la pro­vin­cia como por ejem­plo el lago San Pablo.

Esta foto fue tomada desde Iba­rra al paso de esas aves, con­sul­tando un poco en inter­net se trata de 

La gar­ci­lla bue­yera, garza gana­dera o garza boyera (Bubul­cus ibis) es una espe­cie de ave pele­ca­ni­forme de la fami­lia Ardei­dae que vive en todas las zonas tro­pi­ca­les, sub­tro­pi­ca­les y tem­pla­das del pla­neta. Es la única espe­cie del género Bubul­cus, aun­que algu­nos exper­tos con­si­de­ran espe­cies sepa­ra­das a sus dos sub­es­pe­cies. A pesar de sus simi­li­tu­des en el plu­maje con las gar­ce­tas del género Egretta está empa­ren­tada más cer­ca­na­mente con las gar­zas del género Ardea. Ori­gi­na­ria del Viejo Mundo ha colo­ni­zado con éxito y gran rapi­dez el resto de los con­ti­nen­tes, estando solo ausente en la Antár­tida.

Es un ave esbelta de color blanco ador­nada con plu­mas dora­das o anaran­ja­das en la cabeza y cue­llo en la tem­po­rada de cría. Anida en colo­nias, gene­ral­mente cerca del agua y a menudo con otras aves zan­cu­das. Sus nidos son pla­ta­for­mas de rami­tas que coloca sobre los árbo­les y arbus­tos. A dife­ren­cia de las demás gar­zas se ali­menta en hábi­tats her­bá­ceos rela­ti­va­mente secos, a menudo acom­pa­ñando al ganado u otros gran­des mamí­fe­ros para atra­par a los insec­tos y peque­ños ver­te­bra­dos espan­ta­dos por estos, cos­tum­bre de la que recibe su nom­bre. Algu­nas pobla­cio­nes de gar­ci­lla bue­yera son migra­to­rias mien­tras que otras úni­ca­mente rea­li­zan dis­per­sio­nes cor­tas tras la cría.

Las gar­ci­llas bue­ye­ras adul­tas tie­nen pocos pre­da­do­res, pero otras aves y mamí­fe­ros sue­len saquear sus nidos. La prin­ci­pal causa de mor­ta­li­dad de sus pollos es la ina­ni­ción. Los pollos tam­bién pue­den sufrir défi­cit de cal­cio por falta de ver­te­bra­dos en su dieta y ade­más pue­den morir al ser per­tur­ba­dos por otras aves. Esta espe­cie a pesar de qui­tarle las garra­pa­tas y las mos­cas al ganado, ha sido vec­tor de enfer­me­da­des que se extien­den por medio de las garra­pa­tas y tam­bién puede resul­tar un peli­gro para la segu­ri­dad aérea en los aero­puer­tos.

(Vía: Wiki­pe­dia)

Es la foto 324 del Pro­yecto 365.