Visto 188 veces

Día mundial del Medio Ambiente

Cada 5 de junio de cada año, se cele­bra el Día mun­dial del Medio Ambien­te, aun­que según mi her­mano debe­ría lla­mar­se día mun­dial del Ambien­te sola­men­te, una ini­cia­ti­va de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU), que, según Wiki­pe­dia, ini­ció en el año 1972:

El Día Mun­dial del Medio Ambien­te fue esta­ble­ci­do por la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Uni­das en su reso­lu­ción del 19 de diciem­bre de 1990. Se cele­bra des­de 2003 el 5 de junio de cada año, fecha con la que se dio ini­cio a la Con­fe­ren­cia de Esto­col­mo en 1972, cuyo tema cen­tral fue el Ambien­te.

Cada año, el Día Mun­dial del Medio Ambien­te se orga­ni­za en torno a un tema y sir­ve para cen­trar la aten­ción en una cues­tión par­ti­cu­lar apre­mian­te. El tema de 2017 se cen­tra en la cone­xión de las per­so­nas con la natu­ra­le­za, y nos ani­ma a que sal­ga­mos al aire libre y nos aden­tre­mos en la natu­ra­le­za para apre­ciar su belle­za y refle­xio­nar acer­ca de cómo somos par­te inte­gran­te y lo mucho que de ella depen­de­mos. Nos reta a des­cu­brir mane­ras diver­ti­das y apa­sio­nan­tes de expe­ri­men­tar y pro­mo­ver esa inter­re­la­ción.

Miles de millo­nes de habi­tan­tes de zonas rura­les en todo el mun­do pasan su jor­na­da dia­ria «en cone­xión con la natu­ra­le­za» y son ple­na­men­te cons­cien­tes de que depen­den del sumi­nis­tro de agua natu­ral y de que la natu­ra­le­za les pro­vea de su modo de sub­sis­ten­cia gra­cias a la fer­ti­li­dad del sue­lo. Estas per­so­nas son quie­nes sufren pri­me­ro las ame­na­zas que los eco­sis­te­mas afron­tan, ya se tra­te de la con­ta­mi­na­ción, del cam­bio cli­má­ti­co o de la sobre­ex­plo­ta­ción.

Por lo gene­ral, es difí­cil asig­nar un valor mone­ta­rio a los dones de la natu­ra­le­za. Como ocu­rre con el aire lim­pio, no sole­mos apre­ciar­los has­ta que pasan a ser un bien esca­so. No obs­tan­te, los eco­no­mis­tas están desa­rro­llan­do mane­ras de medir el valor mul­ti­mi­llo­na­rio de los deno­mi­na­dos «ser­vi­cios de los eco­sis­te­mas», que abar­can des­de la acti­vi­dad de los insec­tos cuan­do poli­ni­zan los árbo­les fru­ta­les, has­ta los bene­fi­cios espi­ri­tua­les, para la salud o recrea­ti­vos que apor­ta prac­ti­car sen­de­ris­mo.

El Día Mun­dial del Medio Ambien­te es un víncu­lo por medio del cual la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (ONU) sen­si­bi­li­za a la pobla­ción mun­dial en rela­ción a temas ambien­ta­les, inten­si­fi­can­do la aten­ción y la acción polí­ti­ca. Los obje­ti­vos prin­ci­pa­les son brin­dar un con­tex­to humano, moti­var a las per­so­nas para que se con­vier­tan en agen­tes acti­vos del desa­rro­llo sus­ten­ta­ble y equi­ta­ti­vo; pro­mo­ver el papel fun­da­men­tal de las comu­ni­da­des en el cam­bio de acti­tud hacia temas ambien­ta­les, y fomen­tar la coope­ra­ción para que el medio ambien­te sea sos­te­ni­ble, pues esta garan­ti­za­rá que todas las nacio­nes y per­so­nas dis­fru­ten de un futu­ro más prós­pe­ro y segu­ro.

Wiki­pe­dia

Cada año, la agen­cia de las Nacio­nes Uni­das res­pon­sa­ble de la coor­di­na­ción de las acti­vi­da­des del Día Mun­dial del Medio Ambien­te selec­cio­na una ciu­dad como sede de los actos inter­na­cio­na­les de con­me­mo­ra­ción.

Para el 2017, el país anfi­trion es Cana­dá, con el tema “Conec­tar a las per­so­nas con la Natu­ra­le­za”. En el país anfi­trión se rea­li­zan los actos ofi­cia­les de la cele­bra­ción.

La inten­ción de este espa­cio es jus­ta­men­te ren­dir un home­na­je a ese Pla­ne­ta Azul, que tene­mos por hogar, pero que com­par­ti­mos con todos los seres vivos y recur­sos que debe­mos cui­dar.

Volcán Imbabura.- Foto: Acuario27
Vol­cán Imba­bu­ra.- Foto: Acua­rio27
Imbabura: Foto Acuario27
Imba­bu­ra: Foto Acua­rio27
Laguna de Cuicocha: Foto Acuario27 - Archivo
Lagu­na de Cui­co­cha: Foto Acua­rio27 — Archi­vo
Vista desde Cuicocha
Vis­ta des­de Cui­co­cha

Patos en el Lago San Pablo: Foto Acuario27
Patos en el Lago San Pablo: Foto Acua­rio27

«Sin un medio ambien­te salu­da­ble, no podre­mos aca­bar con la pobre­za ni fomen­tar la pros­pe­ri­dad. Todos tene­mos una fun­ción en la pro­tec­ción de nues­tro úni­co hogar: Pode­mos uti­li­zar menos plás­ti­co, mane­jar menos, des­per­di­ciar menos ali­men­tos y ense­ñar­nos unos a otros a cui­dar­lo». — Antó­nio Gute­rres, Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU