Visto 18.429 veces

!Accidente!

13h15 Tomar un taxi para llegar a la casa al almuerzo
13h45 Estar en cuidados intensivos.

Eso es lo que le pasó a un apreciado amigo, un día viernes, sin aviso previo, nuevamente la irresponsabilidad un choque entre taxis, uno de los dos no frenó donde tenía que frenar, uno de los dos no tuvo tiempo para evitar el impacto, los dos ilesos, mi amigo en cuidados intensivos.

He esperado un tiempo para escribir este post, un tiempo para pensar, para orar por su salud, un tiempo de espera, el accidente fue hace casi dos meses, pero era como estar pendiente el desenlace.

Jairo Ortiz, una persona con un carisma muy especial, joven (Bueno en lo que cabe) ayudando a jóvenes, Misionero dedicado a esa misión, trabajador, solidario, amigo sonriente, y el contraste inmóvil, inconsciente, viviendo fuera de este mundo. no existen palabras para ese golpe.

No voy a hablar de todo el calvario que pasó su familia, la expectativa que durante mas de una semana de inconsciencia puede crear. Tampoco de la irresponsabilidad de algunos choferes, que muy tranquilamente se pasan luz en rojo, van en contra vía, no respetan los pares, parece que toda la amabilidad que una persona puede tener cuando va a pie, la pierde cuando está detrás de un volante.

Frena los accidentes de tránsito
Frena los accidentes de tránsito

Lo que impacta es que de un momento a otro sin motivo, se pueda encontrar en una situación desesperante que no permita continuar la vida.

El impacto de un servicio de salud donde importa más si pueden pagar a si pueden hacer algo por la persona, en fin la serie de factores que uno ve y se pregunta ¿Dónde está el respeto a la dignidad humana?

Bueno, para no alargar mas este post, hoy, Jairo esta caminando por sus propios medios (con un andador), ha dejado la silla de ruedas (No podía mover las piernas), ha recuperado en parte su memoria (no reconocía a nadie ni nada), mantiene ya conversaciones normales (hablaba incoherencias) y se puede decir que está empezando una recuperación cada vez más rápida.

Gracias a Dios, a tod@s los médicos, a las oraciones de esa gran cantidad de gente, ahora está relativamente bien, la mayoría está asombrado por la rapidez de la recuperación, el sonríe y dice "Es el señor que me ha encargado una misión".

  • En ver­dad es lamen­ta­ble lo que esta pasan­do. Eh vivi­do de cer­ca un acci­den­te de tran­si­to y en ver­dad es dolo­ro­so cada paso en la recu­pe­ra­ción.

    Espe­re­mos que Jai­ro, mi recor­da­do pro­fe­sor, mejo­re pron­to.