Mar. Ene 21st, 2020

Chachimbiro

Una de los sitios intere­san­tes de la pro­vin­cia es “Cha­chim­bi­ro” ubi­ca­do al noroes­te de Iba­rra, muy cono­ci­do por sus aguas ter­ma­les, según dicen son medi­ci­na­les por su com­po­si­ción quí­mi­ca y tem­pe­ra­tu­ra, en su sitio men­cio­nan que apa­re­cie­ron des­pués de un terre­mo­to en 1868.

Las aguas ter­ma­les de Cha­chim­bi­ro son de ori­gen vol­cá­ni­co. El com­ple­jo vol­cá­ni­co de Cha­chim­bi­ro, exis­tió hace 10.000 años. Hoy es muy ero­sio­na­do, los rema­nen­tes de este com­ple­jo vol­cá­ni­co se encuen­tran actual­men­te a 3 km. bajo la super­fi­cie de la tie­rra, con la pre­sen­cia de una fuen­te de calor cons­tan­te pro­ve­nien­te de una cáma­ra mag­má­ti­ca cuyo vien­to está cerra­do hacia el exte­rior. (Bea­te 1991)

chachimbiro.jpg

Foto: sitio web

Una de las cosas muy intere­san­tes es que uno pue­de ir por la noche ya que sus hora­rios de aten­ción lo per­mi­ten, y apro­ve­char la tem­pe­ra­tu­ra del agua que fluc­túa des­de 30 a 50 gra­dos cen­tí­gra­dos, fue pre­ci­sa­men­te allá que fuí a pasar par­te de una noche, fue­ra del agua se sen­tía el frío de la noche, pero real­men­te una deli­cia estar en una pis­ci­na con una tem­pe­ra­tu­ra muy agra­da­ble.

Hay unos cho­rros de agua que salen con mucha fuer­za y poner­se deba­jo de éstos es lo máxi­mo, no impor­ta el frío ya que es una mez­cla de esa sen­sa­ción con la del agua calien­te. real­men­te se sien­te como la cir­cu­la­ción del cuer­po se reac­ti­va.

Lo malo es que jus­ta­men­te des­pués de una sema­na de haber esta­do ahí la tem­po­ra­da inver­nal hizo estra­gos en la zona, dejan­do lle­nas de lodo las pis­ci­nas que aho­ra son admi­nis­tra­das por Fun­da­ción cor­di­lle­ra. el repor­te de la hora

Para los 70 tra­ba­ja­do­res de Ter­mas Hos­te­ría Cha­chim­bi­ro, el feria­do de car­na­val les otor­gó el doble de tra­ba­jo que en ante­rio­res fechas vaca­cio­na­les, aun­que el esfuer­zo de esta oca­sión, no será pre­ci­sa­men­te por­que aten­de­rán a más per­so­nas, sino por­que ten­drán que eva­cuar la tie­rra, lodo y pie­dras que lle­ga­ron en la cre­cien­te del río Cacha­co que se des­bor­dó y des­tro­zó el com­ple­jo turís­ti­co que por el momen­to cerró sus ope­ra­cio­nes de mane­ra inde­fi­ni­da.

Lás­ti­ma por el lugar espe­ro que lo arre­glen pron­to, fue la pri­me­ra vez que fui por la noche y real­men­te vale la pena, mas infor­ma­ción sobre la bon­dad de sus aguas en el Uni­ver­so

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Contenido protegido!!