Mar. Ene 21st, 2020

Fiesta del Yamor 2006

Con el eslo­gan “La Fies­ta más ale­gre en la ciu­dad más ama­ble del país”, el día vier­nes pri­me­ro de sep­tiem­bre, se reali­zó el Pre­gón que da ini­cio a las fies­tas del Yamor en la ciu­dad de Ota­va­lo, Ciu­dad que se con­vier­te en cen­tro aten­ción por turis­tas y ota­va­le­ños que vuel­ven a su ciu­dad natal.

El Ori­gen de la fies­ta

Res­pec­to al ori­gen de la fies­ta se pue­de divi­dir en dos par­tes, la pri­me­ra que vie­ne de par­te de los indí­ge­nas para agra­de­cer a la Pacha Mama (Madre Tie­rra) por las abun­dan­tes cose­chas y a la niña Vir­gen María de Mon­tse­rrat por par­te de los mes­ti­zos la cose­cha y el tra­ba­jo de la comar­ca ota­va­le­ña.

Según Oswal­do Acos­ta Dávi­la el ori­gen de la fies­ta como tal, fue este:

Ten­go la casi total cer­te­za de que la déca­da del cua­ren­ta lle­ga­ba a su fin, las vaca­cio­nes “gran­des” del año 1949. Trans­cu­rrían monó­to­na­men­te en la ciu­dad cuna de muchos jóve­nes que estu­diá­ba­mos en la Capi­tal y entre idas y retor­nos de “Las Lagar­ti­jas” (Pis­ci­na Local) o de nues­tra tan que­ri­da pis­ci­na “Nep­tuno”. Dis­cu­tía­mos, entre los entra­ña­bles ami­gos (…) qué hacer en el últi­mo mes de vaca­cio­nes, sep­tiem­bre.

(…)Al fin, coin­ci­di­mos en que debía ser algo fue­ra de lo común, (…) De ahí nace la idea de rea­li­zar un doble fes­te­jo, uno des­ti­na­do para el sec­tor más aco­mo­da­do y el otro de carac­te­rís­ti­cas popu­la­res. El mejor local para el pri­me­ro, era el Club “24 de Mayo”, y para el fes­te­jo popu­lar, qué mejor lugar, que la pis­ta de pati­na­je exis­ten­te en lo alto de la pis­ci­na “Nep­tuno”, la que ade­más con­ta­ba con un cho­zón, bas­tan­te apa­ren­te para que sir­va de bar.

Así fue madu­ran­do la idea, (…) se logró con­tra­tar a la Orques­ta “Gran Casino” de gran éxi­to en la Capi­tal: la con­tra­par­te local, no podía ser otra que la pres­ti­gio­sa “Rum­ba Haba­na” de la ciu­dad de Cota­ca­chi.

(…) la fecha de rea­li­za­ción, que por una­ni­mi­dad se resol­vió que sea el sába­do y domin­go, más pró­xi­mos al 8 de sep­tiem­bre, que en Ota­va­lo se acos­tum­bra­ba fes­te­jar muy ani­ma­da­men­te el día de la “Niña María”, sien­do muy tra­di­cio­nal los paseos hacia el barrio de Mon­se­rrat. Ade­más, en toda esta tem­po­ra­da, se acos­tum­bra­ba con­su­mir los “pla­tos típi­cos” acom­pa­ñan­tes impres­cin­di­bles de la chi­cha Yamor, que con espe­cial cali­dad la ela­bo­ra­ba la Sra. Tran­si­to Gue­rra, en su casa de la esqui­na de las calles “Atahual­pa” y “Colón”, muy con­cu­rri­da por todos cuan­tos gus­ta­ban de la sabro­sa fri­ta­da, cue­ro con mote, mor­ci­llas, tor­ti­llas y empa­na­das, todo ello con una “bue­na jarra” de Yamor.

(…)Y aho­ra, falta¬ba un deta­lle muy impor­tan­te, ¿cómo deno­mi­nar el fes­te­jo? se sugi­rió: ¡La Fies­ta del Yamor! y así se lla­mó, man­dan­do de inme­dia­to a impri­mir unas gran­des tiras de papel, que sim­ple­men­te decían “Fies­ta del Yamor” y las fechas, las mis­mas que se las pega­ba en las ace­ras.

Para ter­mi­nar este rela­to, recuer­do que pos­te­rior­men­te, en una o dos opor­tu­ni­da­des, la fies­ta en simi­lar for­ma, fue orga­ni­za­da (…) el mis­mo gru­po reali­zó la “Fies­ta del Yamor”, en el Cole­gio Ota­va­lo, sien­do allí cuan­do se eli­gió a la pri­me­ra Rei­na del Yamor, María Rosa­nía Dávi­la, que pasó a la his­to­ria como Maru­ja I.”

Es así que nace hace 57 años una de las cele­bra­cio­nes que une tra­di­cio­nes y gen­te, y que es amplia­men­te difun­di­da en el nor­te del país, al cual asis­te mucha gen­te; por honor al tiem­po en un post futu­ro pon­dré el ori­gen de la Bebi­da que dio nom­bre a esta fies­ta, la chi­cha del Yamor. Has­ta pron­to.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Contenido protegido!!